Última actualización:  25 de noviembre de 2020 – Añadidas recientemente: IN-SIDE, Nuvigant, Covenant, Tally legal, Mifiel y tBooks.

El fenómeno de la Legaltech, o tecnología aplicada a la comercialización y prestación de servicios legales, tiene ya un alcance obviamente mundial.

Sin embargo, la mayoría de las noticias sobre Legaltech que conocemos provienen de los mercados anglosajones y europeos. EE.UU., UK, Canadá, Francia, España o los países nórdicos quizá sean algunos de los países más destacados en cuanto a Legaltech hoy en día. Pero obviamente también se están generando noticias más allá de esos países.

Por esa razón comenzamos en 2019 con una serie de artículos llamados “El estado de la Legaltech en…”, donde exploramos la situación de la Legaltech en países de los que normalmente no se habla tanto, con especial atención a toda América Latina. Aquí podéis ver los ejemplos de Colombia, Chile, Ecuador, Bolivia y Argentina

En esta ocasión vamos a explorar el sector en México, la segunda mayor economía de América Latina en términos de producto interior bruto nominal, y que en los últimos años ha experimentado un importante empuje en cuanto a la creación y desarrollo de servicios Legaltech. 

Dicho esto, comencemos por el principio, ¿qué se entiende por Legaltech o Lawtech? Hace unos años definir el término podía generar más dudas, pero en la actualidad hay un acuerdo común a la hora de entenderlo como el uso de tecnología y software en el entorno jurídico, ya sea a nivel de soporte, en el procedimiento o en la fase de comercialización.

Por nuestra parte, nos gusta hablar de Legaltech como la aplicación de tecnología a la comercialización y prestación de servicios legales, de forma que se desarrollan proyectos en ámbitos como:

  • Software o servicios online que reducen o eliminan la necesidad de consultar con un abogado.
  • Software o servicios online que aceleran las tareas de un abogado/despacho, reduciendo la mano de obra y/o número de horas necesarias.
  • Software o servicios online que simplifican y modifican la forma de contactar entre abogado y cliente.

Por tanto, al final del día hablamos de Legaltech para referirnos a tecnología que modifica la práctica tradicional del Derecho tanto para los profesionales como sus clientes, haciendo más eficiente y cercana la comercialización del servicio o su prestación.

De todos modos, quien tenga curiosidad sobre ello puede ampliar información en nuestro post sobre la Legaltech en España o los gráficos de la Legaltech española.

Realizadas las presentaciones, veamos cómo se presenta el universo Legaltech en México.

1.- Cómo fueron los primeros movimientos 

Un primer antecedente normativo reseñable podemos situarlo el 5 de julio de 2010 cuando se publicó en el Diario Oficial de la Federación la Ley Federal de Protección de Datos Personales que, entre otras cosas, definió el concepto de base de datos, las funciones del responsable del tratamiento, la licitud del tratamiento de los datos así como su conservación, cancelación e incluso régimen sancionador. 

Si saltamos algunos años hacia adelante, concretamente el 14 de julio de 2014, fue destacable la publicación en el Diario Oficial de la Federación de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión. Esta Ley nació con el objetivo de regular el uso, aprovechamiento y explotación del espectro radioeléctrico, las redes públicas de telecomunicaciones, el acceso a la infraestructura activa y pasiva, los recursos orbitales, la comunicación vía satélite, la prestación de los servicios públicos de interés general de telecomunicaciones y radiodifusión, y la convergencia entre éstos, los derechos de los usuarios y las audiencias, y el proceso de competencia y libre concurrencia en estos sectores”

Asimismo, del mencionado cuerpo normativo podemos destacar su política de inclusión digital universal donde establece que se debe brindar acceso a las tecnologías de la información y la comunicación, incluyendo el Internet de banda ancha, para toda la población, haciendo especial énfasis en sus sectores más vulnerables, con el propósito de cerrar la brecha digital existente entre individuos, hogares, empresas y áreas geográficas de distinto nivel socioeconómico.

A partir de 2018 comienza el desarrollo del marco normativo mexicano en materia de tecnología financiera o Fintech, un área en la que México destaca muy considerablemente. Nace así el 9 de marzo de 2018 la Ley para regular las Instituciones de Tecnología Financiera o Ley Fintech, cuyo objetivo principal era regular los servicios financieros que prestan las instituciones de tecnología financiera, así como su organización, operación y funcionamiento y los servicios financieros sujetos a alguna normatividad especial que sean ofrecidos o realizados por medios innovadores. 

A pesar de lo anterior, son varias las voces que afirman que la Ley Fintech representa una dificultad para poder desarrollar proyectos blockchain y criptomonedas en el país, al no aportar claridad acerca de los proyectos que se encuentren enfocados en el uso de criptoactivos. De hecho, las instituciones que se encuentran al frente para velar por su cumplimiento son poco abiertas. Es decir, que en lugar de hacer que los procesos sean más accesibles, lo que hacen es obstaculizarlos. Aún así, un punto positivo de la misma es que contribuyó a frenar posibles estafas y reducir en parte los riesgos que tienen los usuarios en este terreno. 

Relacionado con lo anterior, también debemos destacar los principios que se publicaron para reforzar la seguridad de la información en el sistema financiero.

Asimismo, en marzo de 2018 contamos con la publicación de la Circular 4/2019 dirigida a las Instituciones de Crédito e Instituciones de Tecnología Financiera relativa a las Disposiciones de carácter general aplicables a las Instituciones de Crédito e Instituciones de Tecnología Financiera en las Operaciones que realicen con Activos Virtuales. Entre los objetivos de esta circular encontramos la necesidad de determinar los activos virtuales, así como definir sus características o establecer los términos, condiciones y restricciones de las operaciones que las instituciones podrán realizar con activos virtuales.

Por último, el 24 de mayo de 2018 se publicaron las bases de coordinación en materia de seguridad de la información. Una resolución que modificó las disposiciones de carácter general aplicables a las instituciones de crédito.

ancient pyramid of sun under flying air balloons in teotihuacan
Photo by Jorge on Pexels.com

En ese mismo 2018 también tuvo lugar un evento relevante en cuanto al ecosistema Legaltech, ya que en el marco del Legal Summit Re-Designing the Business of Law, realizado en la Ciudad de México, Thomson Reuters y Lawgistic invitaron a profesionales jurídicos a participar en el Sondeo de Opinión Tech in Law. Dicho sondeo generó la primera radiografía del sector legal mexicano en las áreas de innovación y tecnología.

De los datos extraídos del sondeo se podía destacar que más de la mitad de los profesionales de los servicios jurídicos en México estaban poco o nada familiarizados con las herramientas legaltech para la práctica legal. La misma proporción no consideraba el uso de tecnología para hacer más eficientes los procesos, apoyándose en su lugar en las áreas administrativas de las firmas. 

En este punto, es destacable mencionar que cerca de 60 profesionales de despachos jurídicos y gerencias legales participaron en la consulta

Del sondeo se pudieron extraer los siguientes datos reseñables:

  • El 84% de los profesionales se apoyaba en una herramienta tecnológica para facilitar su trabajo.
  • Los principales usos de la tecnología eran la administración general, la facturación y la gestión documental.
  • Los profesionales mexicanos estaban muy poco familiarizados con herramientas de Inteligencia Artificial para la práctica legal. El conocimiento sobre el tema estaba por debajo de la media (un 4.69 de un máximo de 10 puntos). 
  • La gran mayoría de los profesionales consideraba que el grado de avance del sector legal respecto a la adopción de la tecnología estaba por debajo de la media (un 4.74 de un máximo de 10 puntos)
  • El 69% de los profesionales tenía intención de invertir en tecnología (45% dentro de 3 años y 24% dentro de 12 meses).
  • Según los encuestados, las mayores contribuciones de la tecnología son: eficientar procesos (83%) y optimizar tiempos de trabajos (72%). Por su parte, administrar clientes y procesos y mejoras de gestión ocupaban el tercer lugar (64%).
  • La mitad de los encuestados contaba con un servidor propio y el 63% con un proveedor internacional de soluciones y herramientas de tecnología.
  • La tecnología no era el principal aliado para hacer más eficientes los procesos. La mitad de los encuestados buscaba el apoyo tecnológico sólo para áreas administrativas.

Pasando ya a 2019, el mismo vio nacer en septiembre la adhesión de la fracción XVI al artículo 17 de la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, conforme a la cual se pasaba a entender como actividad vulnerable las operaciones con activos virtuales que se realizaran mediante plataformas electrónicas, digitales o similares.

En otro orden de cosas, no sólo los avances normativos o los estudios del sector legal han contribuido al ecosistema Legaltech en México. 

A lo largo de estos años han ido desarrollándose los programas académicos de Derecho relacionados con tecnología, lo que ha contribuido a introducir conceptos luego muy propios del universo de la tecnología legal. 

Por citar algunos de esos programas, podríamos hablar de:

Dicho esto, en lo que respecta a los estudios jurídicos y departamentos legales en México, parece ser que los mismos no están acostumbrados a trabajar con herramientas muy actuales, según el informe de la consultora mexicana “Red de Firmas” publicado en 2019. El mismo también señalaba que muchos de los equipos no estaban ni siquiera actualizados, resaltando que en algunos despachos aún existían ordenadores con Windows 95 como sistema operativo.

Pero no sólo en cuanto a software y hardware hay margen de mejora en México, parece que también en cuanto a tendencias de los últimos años como las “Legal Operations” u operaciones legales, consistentes en la gestión de las actividades legales internas como el diseño de servicios, los aspectos financieros o la tecnología a usar.

En ese sentido, el abogado experto en derecho y transformación digital y CEO de la Legaltech IN-SIDE, Martín Burbano de Lara, que ha contribuido activamente en el desarrollo de este informe, nos comenta que no existen casi herramientas orientadas al propósito de las Legal Operations . Aún así, sí existen otras enfocadas en los nichos más tradicionales como por ejemplo directorios en línea, la elaboración de contratos o chatbots para consultas.

De igual forma, el experto nos dice que en 2019 hubo un considerable crecimiento de empresas Legaltech en México, si bien en la actualidad han desaparecido muchas de ellas. 

the museo soumaya in mexico city
Photo by Hana Brannigan on Pexels.com

2.- Qué ha pasado en lo que llevamos de 2020

Tal y como nos explica Martín Burbano de Lara, en México la mortalidad de los proyectos de emprendimiento es alta toda vez que es difícil cubrir los costes de establecer un negocio y comercializarlo. Por tanto, cubrir esos costes y generar una rentabilidad en un sector como el legal es algo muy difícil, más cuando el comercio electrónico no tiene una penetración de más del 40% en la actualidad y no se espera que los servicios digitales tengan una participación mayoritaria hasta 2025.

Aún así, ha habido algunos avances destacables este 2020. Por ejemplo, en junio el Gobierno Nacional de México expidió el Decreto 806, que determinaba las medidas para implementar las TIC en la administración judicial. De esa forma, ahora es posible para los operadores jurídicos usar tecnología para tramitar demandas, audiencias, apelaciones en materia laboral, civil y familiar. 

Mientras tanto, el 1 de julio de 2020 se publicó la Ley Federal de Protección a la Propiedad Industrial, que tiene el objetivo proteger la propiedad industrial mediante la regulación y otorgamiento de patentes de invención, registros de modelos de utilidad o diseños industriales, entre otros. 

Todo indica que la pandemia motivada por el COVID-19 ha provocado en un porcentaje alto de los abogados cierto cambio de mentalidad en cuanto a la necesidad de digitalizarse. Aún así, todavía es minoritario y, por tanto, debemos seguir concienciando sobre la importancia de transformar digitalmente el sector y hacer un esfuerzo conjunto para alcanzar el objetivo.

Por otro lado, en el mes octubre desde Legaltechies anunciamos nuestra llegada oficial a México de la mano de L&BC, una firma encabezada por su socio director Rodrigo Galván Graf, que además ha contribuido enormemente en el desarrollo de este informe. Nuestro objetivo en México es ayudar a firmas y asesorías jurídicas del país en la implantación de servicios Legaltech y de transformación digital.

Una de nuestras primeras actuaciones en conjunto para visibilizar la alianza fue participar en el evento sobre transformación digital en la abogacía organizado por la Cámara Nacional de la Industria Mexicana y el Foro de Innovación Editorial

Asimismo, entre el 19 y el 30 de octubre tuvo lugar el Lawit Summit: Legal Vision 2020, un evento online organizado por Lawgistic desde México y que contó con un gran cartel de ponentes expertos en materia Legaltech y de innovación jurídica, y con Legaltechies como colaborador.

En la línea de la justicia online, destacar también el evento que tuvo lugar el 17 de noviembre sobre “Juicios online: retos y oportunidades en México y España«, donde entre otras cuestiones se intentó dar respuesta a si los juicios online son un fenómeno pasajero o han llegado para quedarse. 

En este punto, conviene recordar que como en otros países (Argentina, Ecuador, Chile o Perú ) en México también dieron el salto a los juicios online para permitir que la justicia siga funcionando. Aún así, al igual que en otros estados, los juicios telemáticos mientras no tengan una normativa que defina claramente cómo y cuándo deben usarse, no podrán ser una opción realmente viable. 

Asimismo, Laboratoria en conjunto con Mijares, Angoitia, Cortes & Fuentes y las firmas legales miembros de la Alianza Affinitas, están organizando un Legal Hackathon donde los abogados in house mostrarán su talento tech desarrollando soluciones digitales para las necesidades de los profesionales del sector jurídico. La actividad tendrá una duración de 5 días (desde el 23 al 27 de noviembre) y se realizará a nivel regional en donde Affinitas y Laboratoria tienen presencia (Chile, Colombia, México y Perú).

De todo lo comentado, puede deducirse que para el sector jurídico mexicano la Legaltech no es un tema totalmente desconocido, aunque tanto su estudio como su aplicación práctica se encuentran todavía dando sus primeros pasos, debido a factores como por ejemplo: a) la falta de conocimiento del tema; b) la falta de interés en el estudio al verlo como algo lejano o inviable; c) la carencia de estructura o capacidad de inversión por parte del estado; d) o la ausencia de operadores.

De hecho, Pedro Gloria, socio de la firma legal Gloria Ponce de León & Hernández, afirmó recientemente que aunque a nivel estatal en México han avanzado en la incorporación de tecnología, falta una campaña de comunicación más agresiva para empujar al abogado y al usuario de servicios legales a adoptar estos métodos: “El propio sistema de justicia se vería beneficiado en que seamos más los que optemos por la vía online o virtual; se saturaría menos y empujaría a que se invirtiera en las comunidades que no tienen acceso a internet. Al final, el efecto de esto sería un mayor acceso a la justicia”.

La COVID-19 está siendo un gran acelerador digital y tecnológico en el sector, lo que hace imprescindible que los abogados mexicanos se adentren en el fenómeno Legaltech. Sea como sea, parece evidente es que en estos últimos años son pocos los profesionales del sector jurídico mexicano que están motivados con el tema hasta el punto por ejemplo de profesionalizarlo. En ese sentido, es urgente generar más interés con la finalidad de que los despachos, así como las áreas gubernamentales, decidan generar inversión en sus respectivas áreas para hacer más eficientes y mejores los procesos jurídicos.

Sirva como ejemplo el Portal de Servicios en Línea del Poder Judicial de la Federación, que permite el acceso en línea a los Juzgados de Distrito y Tribunales de Circuito en toda la República Mexicana o el sistema de Justicia en línea, que posibilita la tramitación de los expedientes existentes online así como demandas nuevas. 

Por tanto, se ha hecho camino y la nueva realidad empuja en ese sentido, pero por lo visto todavía hay mucho por recorrer en la Legaltech mexicana.

3.- Empresas y servicios Legaltech en México

Finalizado este repaso a los últimos años del desarrollo de la Legaltech de México, es hora de ver qué empresas y servicios están trabajando en ello. Para ello, comencemos con el mapa de la Legaltech mexicana:

Como puede observarse, la mayoría de proyectos Legaltech de México se encuentra en Ciudad de México, concretamente el 63 %.

Hasta el momento hemos identificado 27 empresas relacionadas con la Legaltech en el territorio mexicano. Con especial concentración en Ciudad de México (17 proyectos). Ahora bien, hay otras zonas destacadas como por ejemplo, Guadalajara (2 proyectos), Monterrey (2 proyectos), Tijuana (2 proyectos), Torreón (1 proyecto), Morelia (1 proyecto), Cancún (1 proyecto) y Jalisco (1 proyecto).

Dicho esto, ¿en qué tipo de servicios se especializa la Legaltech en México? Podríamos decir que hay 5 grandes categorías: 1) software de gestión para despachos y abogados; 2) herramientas para elaborar contratos y/o gestionarlos de forma automatizada; 3) marketplaces jurídicos o directorios de abogados; 4) plataformas para resolver consultas jurídicas y llevar a cabo reclamaciones online, 5) servicios para automatizar procesos legales y 6) evidencias digitales.

Además, añadimos una  categoría que recogerá diferentes tipos de proyectos que no encajarían en uno de los nichos principales. En ese caso la denominamos «Otros».

Si tuviéramos que crear un mapa gráfico de esos principales nichos, como el que hemos creado para España, Colombia, Chile, Bolivia, Ecuador o Argentina, el resultado sería el siguiente:

Mapa de la Legaltech en México

Dicho esto, profundicemos algo más en esas diferentes categorías, así como el resto de proyectos Legaltech mexicanos:

1.- Comenzando por lo más básico, tenemos las herramientas de gestión para que un abogado o despacho lleve el control de clientes, casos o facturación, entre otras cosas. 

En primer lugar, podemos mencionar a Laboralisto, un software de gestión especialmente enfocado en el derecho laboral, con un panel de estadísticas para monitorizar los casos del despacho y entre otras cosas, analizar, comparar, sintetizar y compartir información de manera sencilla. 

En la misma línea, pero pensado para asuntos de todo tipo de materias tenemos a LegalTracking, una herramienta de gestión para que los abogados controlen, evalúen, informen y optimicen sus casos y negocio jurídico. Asimismo podemos destacar a Advosoft, software creado por la empresa de desarrollo E-smartsolutions que ayuda a manejar los despachos de abogados de una forma más simple, eficiente y organizada aumentando así la productividad del mismo en lo que respecta a la gestión de asuntos y tareas. 

Asimismo, podemos mencionar a IN-SIDE, software que tuvimos el placer de probar desde Legaltechies, que además de ser una herramienta de gestión para despachos, actúa también como red social especializada a partir de los perfiles de los abogados y como marketplace para que los profesionales puedan darse a conocer, vender sus servicios y captar clientes (actualmente la herramienta cuenta con usuarios en México y Ecuador). 

Por último, tenemos a Nuvigant software todo en uno que permite tener una visión 360° del despacho. Por ejemplo, podrás organizar los expedientes mediante canvas interactivos, recibir notificaciones, automatizar documentos, controlar los asuntos y facturación, entre otros. Asimismo, dispone de FIEL, un servicio de firma electrónica muy enfocado en el sector legal y en la firma de contratos. 

2.- En cuanto al segundo gran nicho de mercado, las herramientas para elaborar contratos y/o gestionarlos de forma automatizada, tenemos un amplio abanico de opciones. Desde sistemas que mediante preguntas y respuestas permiten obtener la información necesaria para proporcionar al cliente contratos ajustados a sus necesidades o tecnología que automatiza todo el workflow de un contrato, desde la creación, a su revisión, pasando por la firma, el almacenamiento o control del mismo. 

El primer ejemplo a destacar es Ciserus, plataforma para la automatización de documentos legales y contratos, permitiendo ser utilizada por todo tipo de empresa o firmas legales, de una manera amigable e intuitiva. 

Otra Legaltech interesante es Covenant, herramienta creada por legalexgs para diseñar, crear y gestionar todo tipo de documentos de manera inteligente con toda certeza jurídica y validez legal.

También podemos destacar a Legalix, un sistema de administración de contratos que provee servicios de software, almacenamiento y respaldo en la nube. Otro ejemplo sería la herramienta de Docufiel, que brinda servicios de digitalización de documentos permitiendo la generación de archivos en formato XML para diversos usos y utilizando tecnología de firma electrónica avanzada. 

Asimismo tenemos a Easylex, software que permite generar documentos legales de forma automática mediante un sistema de preguntas y respuestas que además cuenta con la posibilidad de firmar electrónicamente. Sin olvidar el caso de Cincel, una herramienta de gestión de contratos online que destaca por posicionarse en el mercado mexicano como una referente en lo que respecta a la firma electrónica con validez legal.

En la misma línea nos encontramos a Trato, una solución que permite generar y gestionar contratos, usar firmas electrónicas y verificar la identidad, mediante el uso de tecnología blockchain. Esta Legaltech en definitiva permite la creación, gestión y análisis de contratos electrónicos de principio a fin, generando con ello contratos inteligentes que se almacenan en la cadena de bloques, facilitando así la trazabilidad y transparencia de los mismos.  

Por otro lado, podemos destacar a SEIF, servicio que ofrece plantillas de contratos inteligentes pre-programados y fáciles de usar. Es decir, permite al usuario la posibilidad de seleccionar una plantilla (que se ajuste a sus necesidades), rellenarla con información propia e implementarla en blockchain. Asimismo, fomenta la creación de un ecosistema blockchain a través de una cadena de bloques privada e incluso opera como nodo para obtener ingresos validando transacciones.

También vinculado con la tecnología blockchain tenemos a WeeSign, herramienta diseñada para la creación, firma y envío de contratos con administración en la nube implementando la cadena de bloques.

Por último, tenemos que resaltar a VLDOC, herramienta para la gestión integral de los contratos (y casi cualquier tipo de documento) que permite al usuario generarlo a medida, eliminando así los errores humanos en un 95% y ahorrando tiempo y dinero. Este software permite a las empresas automatizar el proceso de creación de sus documentos legales de inicio a fin, sin necesidad de empezar con plantillas predefinidos y poco flexibles, proporcionando soporte en todo el ciclo de vida del documento.

3.- El tercer gran nicho consiste en los marketplaces jurídicos o directorios de abogados. Es decir, webs en las que un usuario particular o empresa indica el problema legal que tiene y los abogados dados de alta en las mismas presentan una propuesta en tiempo y precio.

En este caso, encontramos dos otros ejemplos destacables: Círculo Alba, directorio jurídico online de referencia en México, que además de proporcionar abogados y despachos, cuenta con una gran selección de notarios, peritos, gestores y estudiantes de derecho. Por otro lado está Contacta Abogado, directorio jurídico online que para simplificar el proceso de selección del abogado, proporciona guías que ayudan a identificar el asunto en en el que se requiere la ayuda.

Destacar que el marketplace de referencia en España, elAbogado, también ofrece sus servicios en México.

4.- Otro grupo es el de las consultas jurídicas o reclamaciones online. Si bien en este caso no siempre es fácil diferenciar, ya que muchos despachos normales ofrecen desde su versión online la posibilidad de hacer consultas en línea. Sí es cierto que estos servicios parecen centrarse muy especialmente en la asesoría online, mediante videoconferencia o alternativas similares.

En primer lugar, podemos mencionar a “Max” (el abogado virtual del despacho Fractal Abogados), que presta asesoría legal online 24/7 a través de un chatbot configurado en Facebook Messenger. Entre otros temas, puede resolver consultas sobre registros de marca, divorcios, despidos laborales o privacidad. 

En el mismo sentido encontramos a TIOEX, herramienta para contratos y otros documentos legales, que destaca por ofrecer asesoría online por WhatsApp a través de sus abogados expertos. 

Por otro lado, tenemos a Firma y Ya, plataforma virtual que permite a sus usuarios realizar trámites jurídicos online de manera rápida, sencilla y económica. Actualmente, el servicio está enfocado principalmente en la constitución de sociedades mercantiles

De igual forma resaltamos a Tracer, servicio especializado en resolver temas legales y notariales enfocado en personas, empresas e inmuebles. Asimismo cuentan con asesoramiento online gratuito de 15 minutos y un chatbot diseñado para recopilar la primera información de los asuntos antes de contactar con el profesional.

Asimismo, podemos destacar a GEDB Legaltech Firm, despacho de abogados con una línea de trabajo dedicada exclusivamente a servicios Legaltech como por ejemplo: a) consultas jurídicas online a través de un chat; b) un software para tener información actualizada de los juicios y contratos c) y un servicio de autodiagnóstico en materia laboral.

Por último, tenemos a Tally legal, plataforma que permite realizar el proceso de constitución de una empresa de forma online, desde los estatutos al pago de los notarios que tendrán que elevar a pública la creación. Una vez concluido el trámite online el usuario tendrá que ir a firmar al notario y, en ese sentido, el servicio te proporciona notarías aliadas para que puedas hacerlo.

5.- La quinta categoría es relativa al área de la automatización de procesos legales, ya sea mediante tecnología o sistemas de gestión.

En este caso, solamente encontramos un ejemplo pero muy destacable, el de Lucius Report, servicio de reportes para capaz de encontrar y analizar grandes volúmenes de información con gran acierto y en tiempo reducido. El mismo fue ganador del premio Legaltech Days de la facultad de Derecho de IE en Madrid.

Principalmente la herramienta se centra en: 1) analizar y reportar para servicios de compliance; 2) investigación de personas físicas o jurídica; 3) y agilizar procesos y acceso al sistema de prevención de lavado de dinero.

6.- Otro interesante nicho a destacar es el relativo a las evidencias digitales. En este punto podemos mencionar a Legalario, un software para elaborar contratos y documentos legales personalizados, gestionarlos y firmarlos electrónicamente, utilizando inteligencia artificial y biometría para brindar una solución segura y con plena validez jurídica. 

Además, podemos resaltar a Mifiel, servicio que apuesta por la digitalización utilizando firma electrónica, permitiendo firmar contratos online usando la FIEL (e.firma) del SAT con una mayor validez legal que cualquier otro tipo de firma.

7.- Por último, tenemos la categoría “Otros”, donde hemos incluido proyectos Legaltech colombianos también destacables pero que en principio no tenían encaje en alguna de las principales categorías.

Aquí podemos mencionar servicios como tBooks, plataforma digital para que emprendedores e inversionistas administren el capital de su empresa. Entre otras cosas, el servicio ofrece soluciones para: a) emprendedores (administrar la tabla de capitalización y generar documentos corporativos), b) startups (administrar el capital de manera digital y generar documentos corporativos y electrónicos) c) inversionistas (administrar las inversiones en tiempo real).

4.- En conclusión

Algunos apuntes a modo de cierre sobre esta aproximación a la Legaltech de México:

– En primer lugar agradecer el soporte de nuestros colaboradores en este caso, Martín Burbano de Lara, CEO de IN-SIDE, y a nuestro partner oficial para el territorio mexicano, Rodrigo Galván Graf, director del despacho de abogados L&BC. Los mismos han contribuido de forma desinteresada aportando su abundante conocimiento sobre el panorama Legaltech mexicano con la finalidad de que nosotros podamos ser más exhaustivos a la hora de elaborar el presente informe.

Las empresas y proyectos Legaltech se concentran principalmente en la capital, Ciudad de México, aunque también existe presencia en otras zonas como por ejemplo, Guadalajara, Monterrey, Torreón, Tijuana, Cancún, Morelia y Jalisco. Que el porcentaje mayoritario esté en Ciudad de México es lógico ya que es la principal economía de México. En ese sentido, tuvo un PIB, en 2017, de 568.445 millones de dólares, similar o mayor al de países como Perú o Argentina. 

– Si bien el mercado Legaltech en México es todavía escaso en número de proyectos de acuerdo a lo que podía esperarse del país, es cierto que hemos detectado un fuerte movimiento en el mercado Fintech, que desde 2018 ha sido favorecido con mayor apoyo y desarrollo normativo a nivel gubernamental.

Los 2 nichos más destacados de la Legaltech mexicana serían las herramientas para elaborar contratos y/o gestionarlos de forma automatizada y las consultas jurídicas o reclamaciones online. En todo caso, sin duda el nicho más destacado y maduro es el relativo a la generación y gestión de contratos.

– Por su lado, el nicho de los marketplaces jurídicos es más pequeño de lo que suele ser habitual (solo cuenta con 2 proyectos), al igual que el de la automatización o soporte de procesos legales (solo hay un ejemplo claro). En ese sentido, parece que a lo largo de 2019 desaparecieron varios proyectos vinculados a esos nichos. En todo caso, puede que la pandemia potencie de nuevo la generación de iniciativas en estos ámbitos.

– Entre los dos nichos más reseñables, el de las consultas jurídicas y reclamaciones online cuenta con 5 representantes. Este tipo de startups parecen centrarse muy especialmente en la asesoría online mediante chatbots, videoconferencia o alternativas similares, gestionando el asesoramiento en su totalidad desde la plataforma seleccionada.

– Por otro lado, el gran nicho es el de las herramientas para elaborar contratos y/o gestionarlos de forma automatizada, que cuenta con 10 representantes. En este nicho destaca la introducción generalizada de firma electrónica como servicio añadido que aporta valor y en alguno de ellos la tecnología blockchain como verificador de la evidencia digital. De hecho, tanto la tecnología de la cadena de bloques (seguramente debido al sector Fintech) como la inteligencia artificial, parecen estar muy presentes en el entorno Legaltech mexicano.

– En cualquier caso, para el nivel económico del país en América Latina, su número de habitantes, la cantidad de abogados colegiados o el gran mercado Fintech con el que cuenta, nos ha sorprendido algo el escaso número de proyectos Legaltech que hay en México. En ese sentido, seguramente un mayor apoyo institucional por parte de actores como facultades de Derecho, asociaciones profesionales e incluso agencias gubernamentales, sin olvidar el impulso del sector privado, deberían ayudar.

Eso sí, los proyectos detectados tienen un componente tecnológico normalmente alto, lo que sin duda es una tendencia positiva a destacar. 

En definitiva, el mercado Legaltech mexicano cuenta ya con la mayoría de los principales nichos, muchos de ellos con un desarrollo tecnológico importante, iniciativas públicas y privadas recientes que quieren potenciar la innovación legal y con un inmenso potencial. Aún así, México se situaría ahora mismo como el tercer país destacado en América Latina por número de startups Legaltech, tras Colombia y Chile. Por tanto, con margen para avanzar y llevar más allá al sector Legaltech mexicano.

Si tienes o conoces una empresa del sector que pudiera estar en el mapa, envíanos un e-mail a: hola@legaltechies.es

¡Hasta la próxima!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.