Un día en la Legal Geek Conference

El pasado martes 17 de octubre asistimos a la 2ª edición de la Legal Geek Conference, el mayor evento Legaltech en Europa este año y uno de los más destacados a nivel mundial.

Nuestro objetivo era realizar el pitch en el Startup Alley de nuestro último proyecto, Jade, una herramienta para la gestión de casos y clientes por parte de abogados, con la particularidad de ser de código abierto. Decir que en ese sentido pudimos hacer la mini presentación, tuvimos buen feedback y varios nuevos contactos interesantes en relación al proyecto. Más información sobre Jade y el proyecto.

Pero más allá de nuestro proyecto, lo interesante era asistir a múltiples charlas, ver las muchas startups que presentaban proyectos (algunas ya consolidados y otras iniciándose) y en general comprobar el muchísimo interés que despierta en la actualidad el fenómeno de la Legaltech en el sector.

IMG_0046
Parte del lugar en el que se celebraba la Legal Geek Conference; aquí podía hablarse con todas las startups que exponían

Vamos a verlo paso a paso.

El formato

Para empezar, señalar que la Legal Geek Conference no es el típico evento jurídico con presentaciones, gente trajeada (de hecho, se prohibía llevar corbata) y cierto networking tras la fase de preguntas.

Organizado por Jimmy Vestbirk, con el que tuvimos la suerte de contar en el 1er Congreso sobre Legaltech y Startups Jurídicas celebrado en San Sebastián, la Legal Geek es más bien una quedada de usuarios interesados en Tecnología, Derecho y la comunidad que se está formando alrededor.

Aquí la particularidad era la escala, ya que el evento venía patrocinado por Thomson Reuters, Freshfields Bruckhaus Deringer y The Law Society (algo así como el equivalente al Consejo General de la Abogacía Española). Eso supuso más de 1.200 asistentes, con representantes de más de 20 países.

Por tanto, si bien había charlas (más de 50), normalmente no superaban los 10 minutos. Además, hubo momento para el speed networking, el pitch de startutps o proyectos legaltech, espacio para los que demostraban sus productos o servicios, pequeñas sesiones de mentoría desde Thomson Reuters y Freshfields Bruckhaus Deringer, un tablón de anuncios para dejar notas o peticiones y fiesta final. Sin olvidar comida por todas partes y la posibilidad de seguir las charlas en streaming desde una parte del evento (si no había hueco en el Main Stage).

IMG_0071.jpg
El Main Stage, o lugar en el que se celebraban las charlas, el speed meeting o los pitch de las startups

Las charlas

Como comentaba, fueron numerosas y variadas.

La jornada dio comienzo con un panel sobre la presencia y participación activa en puestos de responsabilidad de la mujer en el mundo de la LawTech. Es decir, si ya en el sector legal y tecnológico por separado existe una desigualdad de género importante, existe un riesgo alto de que en el mundo de la Legaltech eso sea incluso mayor. Por ejemplo, se comentó que el R. Unido es el país número 42 de 43 respecto al número de mujeres que forman parte de la judicatura. Por ello una de las conclusiones fue que en el sector legal las mujeres siguen sin ser tomadas en serio, que los prejuicios o sesgos (en ocasiones inconscientes) deben ser afrontados y que quizá la Legaltech pueda ser una oportunidad para empezar a cambiar el rumbo. Pero sin duda queda mucho trabajo por delante.

El siguiente panel fue relativo a RegTech o la tecnología aplicada al cumplimiento normativo. Es decir, mayormente tecnología para compliance. Algunos de los proveedores de servicios en el ramo más destacados como Libryo, Enforcd, Cognitiv+ y Encompass participaron en la charla, mostrando algunas de las posibilidades que ofrecen y en general llegando a la conclusión que las firmas legales pueden salir beneficiadas por las mejoras en precios y eficiencias que pueden ofrecer a sus clientes con el uso de RegTech.

A continuación llegó el panel sobre el uso práctico de Legaltech por parte de clientes y las empresas que ayudan en ello. Con la charla introductoria de Richard Tromans sobre el estado de la inteligencia artificial legal en el último año, el responsable de Artificial Lawyer puso de manifiesto que el Top 30 de las firmas legales en el R. Unido ya usaban la IA Legal o la estaban probando, mientras que el Top 100 la usaba, la tenía en pruebas o valoraba su implementación. Tromans destacó también las 8 ramas de la IA Legal: la revisión de documentos, la predicción de litigios, la investigación o research, el análisis de comportamientos, el análisis de costes legales, los sistemas expertos legales/bots legales, la automatización de contratos y la generación de documentos.

Su charla dio paso a otras presentaciones en materias más concretas sobre el uso práctico de Legaltech por parte de clientes reales. En ese sentido, el equipo de Lex 360 habló de la gestión de proyectos y cómo la misma requiere de personas en la firma que dispongan de tiempo, interés en la materia y la habilidad para obtener un resultado. De esa forma se asimilaba el inicio y desarrollo de un proyecto a un tablero de mesa. Pero uno en el que no siempre era fácil avanzar y en ocasiones hay atascos y trabas inesperadas en forma de escaleras o serpientes.

DMVYrfSXkAEuZ8x
El desarrollo de un proyecto en el ámbito legal y con tecnología de por medio como si de un juego de mesa se tratara – Foto de Rosie Burbidge

Participó a continuación la CEO de Luminance, una de las empresas destacadas en IA Legal aplicada a la revisión de documentación. La misma destacó su aproximación al uso de machine learning y el procesamiento de lenguaje natural que Luminance ha hecho en el análisis de documentación legal. Lo que por ejemplo permite al sistema detectar desviaciones muy pequeñas en los documentos analizados, como en ejemplos reales mostrados de firmas legales en Dublín o Nueva York, donde el software permitó detectar cláusulas con patrones inusuales o ver ajustes en tiempo real. Su conclusión final fue muy lógica, y por ello debe destacarse, la IA Legal no sustituirá al abogado, sino que lo aumentará o mejorará.

Siguió este panel de ejemplos prácticos la charla de RAVN + iManage (adquirida la primera por ésta última en este 2017). Ello llevó a que parte de la presentación se centrara en el roadpmap establecido en cuanto a la integración de los dos sistemas. En todo caso, una de sus conclusiones fue también que la IA Legal resulta verdaderamente útil cuando el abogado no es consciente de que está ahí. La cuestión es que el abogado no debe ir en su búsqueda sino estar presente en su tarea sin que se dé cuenta.

Kira y Neota Logic, otros dos de los grandes players en el mundo de la IA Legal, también participaron en este panel, destacando ambos la importancia de la colaboración entre abogados pero sobretodo entre herramientas. O lo que es lo mismo, que una pueda integrase con otras es un añadido muy a valorar. De ese modo, para nada resulta beneficioso intentar enclaustrar una solución respecto a otros servicios que la firma legal pueda estar usando. De la misma forma que la interdisciplinariedad puede ser una habilidad valiosa para un nuevo abogado, la interconexión entre servicios y tecnologías es clave. De hecho Kira por ej. facilita la coexistencia de su herramienta con otros ecosistemas como Box, SharePoint, HotDocs, Google Analytics o HighQ. “The API Economy” también jugará un papel importante en la Legaltech, al parecer.

Alex Smith, Innovation Manager de la firma legal Reed Smith ofreció algunas pautas y datos interesantes sobre el responsable de innovación en un despacho. Primero de todo destacó la importancia de las personas, a continuación de los procesos y finalmente de la tecnología. Su  mensaje fue que comenzar la transformación digital por la tecnología es iniciar la casa por el tejado. De hecho, fue uno de los que más insistió en la idea de que los datos de calidad son básicos en este entorno y que la arquitectura de la información debería priorizarse antes que la inteligencia artificial en sí. Sobretodo cuando la IA solo sirve en la actualidad para tareas muy concretas. Fue también otro de los ponentes que destacó la importancia de la integración entre herramientas y la necesidad de APIs, para lo que de nuevo son clave los datos y una arquitectura de la información de calidad.

IMG_0078
Alex Smith hablando en su charla sobre una de las tendencias 2017: la intercomunicación entre múltiples servicios

El cierre de este panel dio para la presentación del caso particular de la abogada Sara Goulborne, que se ha instalado un chip en su mano para entre otras cosas firmar documentos digitalmente o realizar pagos en bitcoin 😮 ¿Quién dijo que el abogado robot no había llegado?

Entonces llegó el momento del speed networking, los pitchs de startutps (más de 40, entre ellos también el de Ignacio Zafra con la española Nubbius) y la hora de comer paella con chorizo (sí, la tenían). :p

El siguiente panel presentó a algunos de los intra/entrepreneurs legales destacados, como representantes de Thomson Reuters, Freshfields o DWF Ventures (y su proyecto con la Facultad de Derecho de Manchester). Entre los temas comentados surgieron cómo la innovación en muchos despachos de abogados es todavía algo marginal, sin haber alcanzado todavía el núcleo de muchas organizaciones. Otro problema es que los que entienden la tecnología, normalmente abogados jóvenes, no tienen suficiente contacto con los socios que pueden hacer posible la implementación. A lo que tampoco ayuda que los socios más tecnológicos muchas veces carecen de la parte comercial o que los managers del negocio desconocen las eficiencias de la tecnología.

Cómo no, hicieron su aparición los proveedores alternativos de servicios legales (de hecho Axiom o Halebury estaban en el panel), con la idea de hacer más con menos y seguir impulsando la NewLaw. Algo no siempre fácil, ya que como dijo Chris DeConti de Axiom, el precedente y el prestigio son quizá los mayores obstáculos al cambio (y de eso el sector legal tiene mucho). En cualquier caso, Axiom ve claro las muchas tareas legales que pueden pasar de un modelo artesanal a uno industrial y digital. Un nuevo camino que en cualquier caso requiere una forma de trabajar colaborativa y en comunidad.

DMWCjDiW4AIXV7n
La abogacía tradicional como último vestigio medieval en el siglo XXI, según la presentación de Axiom y la opinión de Cisco

También pudieron escucharse muchos mensajes propios de la innovación y emprendeduría más cercana al sector tecnológico, como aprender a fallar rápido o cuestionar lo convencional, pero intentando aplicarlo al sector legal (para nada fácil en muchas firmas).

Pero no quedó ahí la cosa, las charlas de F-Lex o Ignition Law fueron dos buenos ejemplos de nuevas formas de acceder al mundo legal para juniors, paralegals o abogados millenials que quieren forma parte del sector pero no bajo los modelos comunes y clásicos.

A continuación siguió un panel sobre ciberseguridad, donde Backer McKenzie, ex-responsables del FBI o la Queen Mary University de London analizaron el peligro de los ciberataques en el sector legal. La conclusión no fue muy sorprendente: la amenaza es completamente real y hay que protegerse frente a ella. Entre otras cosas, mediante copias de seguridad regulares y actualizaciones constantes de los sistemas. Y aún así.

The Law Society y su acuerdo con Seedrs para ayudar en proyectos legaltech en cuanto a recursos, conocimiento y distribución y sobretodo capital, fue seguramente el gran anuncio del panel sobre innovación en el sector legal. Durante este panel Mark Cohen también participó, destacando que seguramente nos encontramos en la época dorada del emprendedor legal, de modo que la Ley y el ecosistema jurídico seguramente hayan dejado de ser sobre los abogados, siendo la sociedad en su conjunto el cliente. La charla de Riverview Law puso de manifiesto de nuevo la importancia de los datos, indicando que más allá de la fase de facturación, el sector legal carece de datos de calidad en general. Y hablando de datos, Legal Zoom (unos de los Do It Yourself legales más populares en EE.UU.), destacó cómo han pasado en 16 años de vida de poco más de 100 mil clientes en sus inicios a más de 4 millones en la actualidad (“venden” un testamento cada 4 minutos hoy en día).

Volviendo a los datos, no faltaron peticiones sobre la necesidad de la jurisprudencia en formatos abiertos, el problema de los datos y sus sesgos, con proyectos interesantes como el Data Ethics Canvas del Open Data Institute o cómo el análisis de imágenes de satélite ha permitido crear un proyecto legaltech como Orbital Witness (en relación a catastros, urbanismo y bienes inmuebles). Tampoco faltó la mención a la programación por parte de abogados (tema que ya abordamos), con el proyecto de F·LEX.

La última sesión de charlas fue en relación a las incubadoras de proyectos y los inversores. En ese sentido, NextLaw Labs indicó que únicamente el 1% de los grandes despachos de abogados dedicaban recursos a desarrollo e innovación, lo que sin duda abre montones de posibilidades para las startutps legaltech. De hecho, varias de las charlas insistieron en esa idea, destacando que si bien la inversión no ha sido todavía tan grande como en otras áreas, el potencial es grande y hay dinero interesado en ello.

Y hasta aquí la fase de charlas, en la que dejo montones de perlas y buenas presentaciones en el tintero, pero esto ya se está alargando mucho. :p

El tablón de anuncios

Era el sistema elegido por la Law Society para facilitar el contacto entre muchos de los allí presentes. Las herramientas eran post-its de colores y un mensaje pidiendo algo, presentándose o buscando algún contacto concreto.

Ahí van tres capturas con muchas de las peticiones, por si alguien encuentra información de utilidad:

Parte 1

IMG_0089

Parte 2

IMG_0091

Parte 3

IMG_0090

La Startup Alley

Esto da para post exclusivo, ya que había muchos proyectos interesantes y este artículo ya ronda las 3000 palabras, así que no quiero alargarlo mucho más.

En todo caso, las empresas que estaban allí presentando y mostrando su proyecto Legaltech eran:

Lexoo (un marketplace legal), Legal Monitor (entre marketplace jurídico y herramienta para que RRHH encuentre abogado), Farewill (testamentos online por 50 libras) y Law for Good (mejorar el acceso a la justicia mediante tecnología).

IMG_0094
Algunas de las empresas que había en la Startup Alley

Neota Logic (IA aplicado a sistemas expertos), ShieldPay (sistema de pagos seguros), Kira (revisión automatizada de contratos), Apperio (software especializado para General Counsels y gestión de grandes despachos), Orbital Witness (imágenes de satélite para abogados trabajando en materia de urbanismo y bienes inmuebles) e iManage (gestor de documentos, casos y clientes para grandes firmas).

IMG_0095
Más empresas legaltech en la Legal Geek

Fliplet (creación de apps sin necesidad de saber programar), Introhive (CRM simplificado y automatizado), CheckRecipient (IA y ML aplicado a evitar el envío de información delicada al usuario incorrecto) y ThoughtRiver (revisión de contratos automatizada).

IMG_0097
Otro grupo de empresas

Cognitiv+ (IA aplicada al cumplimiento normativo y al Compliance), Encompass (software para Compliance en tiempo real respecto a personas o empresas), Enforcd (software para Compliance con especial enfoque en el sector financiero) y Libryo (software para Compliance y gestión de riesgos).

IMG_0098

IMG_0099
El bloque de empresas RegTech

KIM (IA aplicada a sistemas expertos y automatización de procesos) y Avvoka (generación, gestión y analítica de contratos online).

IMG_0100

ClauseMatch (generación y gestión de documentación y contratos online), Luminance (IA y ML aplicado a la revisión de documentación) y Leverton (IA aplicada a la detección y extracción de información).

IMG_0101

Clocktimizer (IA aplicada al business intelligence y el análisis de resultados), Seedlegals (pactos de socios, gestión de rondas y aspectos legales de la inversión en startups) y Legatics (automatización de procesos en tareas legales).

IMG_0102

Juro (IA aplicada a la gestión, negociación y cierre de contratos) y F·LEX (marketplace para conectar paralegals y despachos de abogados o asesorías internas para mayor eficiencia y flexibilidad).

IMG_0104

Decir que Juro ganó el premio a la startup legaltech del evento.

Conclusiones

Algunas ideas personales sobre lo visto y comentado en la Legal Geek:

1.- El nivel de entusiasmo y energía en relación al fenómeno de la Legalech parece estar por las nubes. Ya sea por parte de firmas legales, sector tecnológico, operadores jurídicos más clásicos, universidades o inversores, la variedad de participantes y las ganas de participar eran algo palpable.

2.- La cantidad de “outsiders” o perfiles no legales que llegan al sector con algo nuevo y cambiante no deja de crecer. Un ejemplo fácil, el organizador del Legal Geek, Jimmy Vestbirk, nada tiene que ver con la abogacía y hace 3-4 años se dedicaba a crear aplicaciones para encontrar pareja. Hoy en día ha creado la comunidad Legaltech más grande del mundo y uno de los eventos de referencia. Eso no va a ir a menos, creo yo.

3.- La unión de los operadores jurídicos más habituales como facultades de Derecho o representantes institucionales con entidades del mundo de las startutps empieza a ser más común de lo que parece. De The Law Society (como decíamos, el equivalente al CGAE) anunció su colaboración con Seedrs (uno de los servicios destacados en la inversión en startups). De la misma forma, la Universidad de Manchester anunció su Legaltech Consortium junto a Freshfields y DWF Ventures. Por tanto, ahí tenemos de nuevo a sector legal (estudiantes y abogados ya en la profesión) + entidad dedicada al desarrollo de negocios. Además, que la Solicitors Regulation Authority del R. Unido apueste también por favorecer los proyectos legaltech más que obstaculizarlos, dice mucho de cómo están cambiando las cosas.

4.- Ahora que la fase de exaltación comienza a relajarse (aunque el ruido sigue presente), se empieza a hacer mayor hincapié en lo importante: personas interesadas desde una firma legal en el cambio, la disponibilidad de datos y que sean de calidad, la importancia de los procesos y su generación, la inversión y el capital para proyectos legaltech o la necesidad de tiempo en la puesta a punto de muchos de esos proyectos. Vamos, que esto de la Legaltech es mucho más que comprar el software más moderno de la tienda, siendo la tecnología escogida quizá la última pieza de la cadena y los datos la base sobre la que se asiente.

5.- Ninguna de las startups con las que hablamos trataban el asunto del software de código abierto en sus proyectos. Es obvio que el mercado de la Legaltech es muy joven y además hay ganas en convertirse en uno de los grandes players que pueda sacar beneficio del mismo (nada malo en ello, en verdad). Pero no hay que olvidar que la gran mayoría de abogados son unipersonales o pequeños despachos y mucha de la tecnología presentada puede quedarse muy lejos de sus bolsillos (algo que la Law Society comentó). Por tanto, esa barrera del coste, e indirectamente del conocimiento, creo que tiene mucho sentido trabajarla con iniciativas de Open Legaltech (que en cualquier caso fueron mencionadas al hablar de la posibilidad de realizar un despacho sus propios desarrollos).

6.- Finalmente, si bien el mensaje parece estar cambiando de un “Los abogados van a desaparecer por la tecnología” a un “Los abogados vamos a mejorar gracias a la tecnología”, aún se palpa cierta inquietud sobre el tema. Lo que seguramente hace que muchos no quieran quedarse atrás y se sumen a este carro de la Legaltech aunque todavía no tengan claro el objetivo, los medios o el propósito. Lo que no creo que sea del todo malo, si se hace con la intención de al menos ir conociendo de qué va todo esto. Al fin y al cabo el cambio que hay en camino no será pequeño.

Sea como sea, gran evento, gran día, muchas conversaciones interesantes y buena representación española con Bárbara, José Manuel, Eva, Laura, Macarena o Ignacio.

¡Hasta la próxima!

 

2 Pensamientos

  1. Para saber si la crónica de un evento es buena o no, hay que ver si te contagia las ganas de vivirlo. Y la verdad es que da envidia (sana) leer la energía que existía y lo estimulante que era el ambiente. Debe de haber sido una gran experiencia. Es apasionante el cambio que estamos viviendo en la abogacía y como la tecnología por fina ha venido para quedarse. El riesgo es la increíble brecha digital que puede abrirse, ya que infinidad de abogados ni siquiera sabe manejar un excel. Un placer siempre leer tus posts. A ver si en próximas ediciones legaltech en España nos podemos ver y conocer.
    Un saludo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s